Otro caso de violencia y desidia policial: apareció flotando el cuerpo de Franco Casco – joven de 20 años desaparecido desde hace más de tres semanas en Rosario – mientras se desarrollaba una marcha pidiendo por su aparición.

Franco Casco II

Franco Casco salió el lunes 6 de octubre a las 23 para tomar un tren de Rosario a Retiro, adonde iba a visitar a su tía: el joven “nunca llegó”. El martes 7, la tía realizó la denuncia en la comisaría 20, donde le indicaron que debían esperar 48 horas para iniciar la búsqueda.

Al no tener noticias de su hijo, el padre de Franco viajó el miércoles 8 a Rosario para buscarlo, y luego de preguntar en las estaciones de trenes y ómnibus, se dirigió a la comisaría 7ma., donde le indicaron que había estado detenido en esa seccional. “El subcomisario le dijo al padre que estuvo detenido el lunes 6 a la noche por desacato (resistencia a la autoridad), y se lo puso en libertad por falta de antecedentes el martes a la noche”, indicó a Télam la madre del joven, Elsa Godoy.

Tres semanas más tarde, y mientras se realizaba una marcha pidiendo su aparición, apareció su cuerpo flotando en el Río Paraná, en proximidades al Parque España, en Rosario.

Franco Casco

Comunicado del Club de Investigaciones Urbanas:

“Venimos sosteniendo desde múltiples sectores que esta ciudad ha cruzado todos los umbrales de la violencia posibles en los últimos años. Pero en este caso estamos en presencia de un macabro episodio protagonizado por la policía provincial que nos remite a las peores aberraciones de la última dictadura militar y su continuidad garantizada por las fuerzas policiales y el poder judicial bajo el amparo de gobiernos corruptos en democracia.

Una muestra de este proceso son las siniestras declaraciones de Ignacio Del Vecchio, Secretario de Control de las Fuerzas de Seguridad, afirmando que Franco Casco había sido visto el último domingo en una parroquia pidiendo comida y vestimenta; al tiempo que declaró que no había irregularidades en el accionar de la policía. Su renuncia inmediata es el primer paso de una larga cadena de responsabilidades que debe salir a la luz y recibir pronta condena.

El silencio del Ministro de Seguridad, Raúl Lamberto y el gobernador de la provincia Antonio Bonfatti es una afrenta intolerable.

Este sistema mafioso, brutal y racista tiene responsables en el Poder Ejecutivo, el Poder Judicial y las fuerzas policiales.

La aparición del cuerpo flotando en el agua a la altura del Parque de España a la misma hora en que se desarrollaba la marcha para pedir la aparición con vida de Franco es un escalofriante mensaje a la sociedad de Rosario, aunque especialmente a los jóvenes de los sectores populares y a aquellos actores políticos -de diversa índole- que luchamos junto a ellos.

Esta lamentable confirmación deberá ser el punto de partida de una serie de acciones que visibilicen el sistema mafioso imperante y logre condenas a los responsables.”

Comentarios

comentarios

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here