El partido empez贸 peor de lo que cualquier argentino imaginaba: a los 43 segundos de la primera etapa, Mascherano y Mercado fallaron en conjunto en la 煤ltima l铆nea y permitieron que los locales facturaran.

Romero Ibarra, delantero ecuatoriano, aprovech贸 la oportunidad de quedar mano a mano frente a “Chiquito” Romero y no fall贸: puso el 1 a 0 que, a esa altura, sonaba a condena de muerte.

Sin embargo, Lionel Messi apareci贸 con toda su magia y peso para torcer el rumbo: primero habilit贸 en dos oportunidades a 脕ngel Di Mar铆a para que este definiera afuera junto al palo izquierdo del arquero.

Y antes de los quince minutos pudo empatar: el crack rosarino abri贸 para el actual jugador del Paris Saint Germain, pic贸 al vac铆o y cuando recibi贸 frente al portero local no dud贸. Acarici贸 la pelota con la parte delantera de su bot铆n para el 1 a 1 transitorio.

Envalentonado por la reacci贸n, el conjunto “albiceleste” sali贸 con m谩s confianza y gan贸 varios metros en el terreno de juego. Al rato, otra vez “La Pulga” apareci贸 con todo el peso de su f煤tbol: “guape贸” y pele贸 una pelota, gambete贸 y fusil贸 al arquero para llevar tranquilidad a todo un pa铆s y poner el marcador 2 a 1 hasta el entretiempo.

La segunda parte arranc贸 adversa para los dirigidos por Jorge Sampaoli: Ecuador sali贸 con 铆mpetu, aprovech贸 el cansancio e inclin贸 la cancha contra el arco de “Chiquito” Romero pese a no generar demasiado peligro.

A los quince minutos, el mejor jugador del mundo volvi贸 a demostrar su val铆a: le qued贸 una pelota en tres cuartos de cancha, encar贸 por los resquicios que dej贸 Benedetto y le pic贸 la pelota al “1” rival para desatar la locura en el banco de suplentes “albiceleste”.

El 3 a 1 le dio suficiente aire a la Selecci贸n Argentina como para tratar de manejar el ritmo, bajar la intensidad y poder jugar con m谩s tranquilidad al tener la pelota.

Comentarios

comentarios