En las últimas semanas, el vestuario “xeneize” se convirtió en una enfermería: la dura lesión de Fernando Gago, la ausencia prolongada de Sebastián Pérez y ahora la fractura de Wilmar Barrios trastocaron la buena fortuna del entrenador.

Guille 💙💛💙

A post shared by 🏆 Boca Juniors (@bocajrsoficial) on

La única buena para Guillermo Barros Schelotto fue, esta semana, el regreso de Paolo Goltz a las prácticas con el resto de sus compañeros.

Sin embargo, Boca ya piensa en el futuro: el volante colombiano fue operado de la mano izquierda y tendrá entre tres y seis semanas de recuperación.

De su evolución dependerá cómo jugará el equipo en el próximo gran desafío que será el 5 de noviembre en el “Monumental” ante River. Descartado para el choque con Belgrano del 29 de octubre, el mediocampista es una pieza clave en el armado del “Mellizo”: ¿llegará?.

Comentarios

comentarios