📸 Foto: Cosecha Roja

Este #8A, a poco menos de dos meses de la media sanción obtenida en la Cámara de Diputados, el Senado empezó a debatir en el recinto: se votó el proyecto sobre el #AbortoLegal recién en la madrugada del jueves.

Con 38 votos en contra, 31 a favor, 2 abstenciones y 1 ausente, la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo deberá esperar.

A menos que ocurra alguna sorpresa, el panorama en el recinto parece estar un poco más claro de lo que sucedió a mediados de junio: todo indica que los legisladores se inclinarán por el rechazo a la interrupción voluntaria del embarazo.

Hasta el momento hay 38 senadores que ratificaron que votarán en contra mientras que 31 votarán a favor: entre los que se abstienen y los ausentes -que no suman más de tres o cuatro- parece casi imposible que se pueda modificar el resultado.

Mientras tanto, desde temprano, en las afueras del Congreso de la Nación habrá distintas actividades, charlas, marchas y protestas: por ello las fuerzas de seguridad delimitaron el espacio para evitar “cruces inesperados”.

La Unión “Pro Vida” ocupó el espacio comprendido entre la Plaza de los Dos Congresos y la Avenida Belgrano, entre Entre Ríos y Lima.

Los manifestantes la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, por su parte, ocuparon algunas manzanas más, hasta la Avenida Corrientes, entre Callao y Cerrito. La movilización “verde” fue enorme.

La sesión arrancó temprano y uno de los primeros en hablar en contra del proyecto de ley fue Mario Fiad, senador nacional por Jujuy y presidente de la Comisión de Salud: “Reconocer el derecho a la vida como derecho fundamental es la base de nuestro ordenamiento jurídico y en los debates no quedaron dudas sobre el momento del origen de la vida: es el momento de la concepción“.

Pedro Guastavino, presidente de la comisión de Justicia y Asuntos Penales, retrucó luego: “La Argentina será un poco mejor si aprueba esta ley, hoy los ojos del mundo están puestos acá. En el día ayer me la pasé atajando y esquivando crucifijos de un sector de la Iglesia que cuando nos desaparecían y nos secuestraban miraban para otro lado”.

La realidad nos indica que hoy no estamos discutiendo aborto sí, aborto no. No hay aquí un bando a favor de la vida y otro a favor de la muerte. Lo que se discute aquí es terminar con el aborto clandestino y las muertes que se producen”, agregó con dureza.

Al tomar la palabra, el senador oficialista Esteban Bullrich arremetió con todo contra la legalización: “Deberíamos entender que el aborto es un fracaso social, no es una política pública. La decisión de una mujer de abortar es algo trágico y debe ser sel foco de ese debate: cómo evitamos que esa mujer llegue a esa decisión“.

Este proyecto de ley, que es malo, legaliza ese fracaso. Yo quiero creer que si entendemos todos que el aborto deja huella, deja dolor, no puedo creer que la solución sea que lo hagamos en una condición mejor. Que iluminar algo oscuro va a ser lo menos trágico. No es así: no vamos  a hacer menos trágico el aborto porque se haga en un quirófano, aspiremos a más“, remató.

Beatriz Mirkin, senadora tucumana por el Partido Justicialista, fue la única de su provincia que se manifestó a favor del #AbortoLegal: “Acá en la Argentina se aborta clandestinamente y también se aborta en los sanatorios. Yo lo he visto. Hagamos algo, porque la negativa no es ninguna respuesta a las mujeres. Yo voy a acompañar este proyecto porque quiero que esto cambie. La ley no obliga a ninguna mujer a abortar. En todo caso lo que hace es obligar al Estado a que actúe para que no haya más abortos clandestinos“.

“Se habla de tenerlos y darlos en adopción. Estuve en el Poder Ejecutivo de mi provincia y he visto los chicos que no aceptan en adopción (…) porque no los quieren si son negritos. Los quieren elegir. La consigna por las dos vidas es mantener el aborto clandestino“, agregó.

Rodolfo Urtubey, hermano del gobernador de Salta y senador por dicha provincia, dijo sin pelos en la lengua una de las barbaridades más grandes para terminar de justificar su posición en contra de la legalización del aborto: “La violación está clara en su formulación, aunque habría que ver porque hay algunos casos en los que la violación no tiene esa configuración clásica de la violencia sobre la mujer, sino que a veces es un acto no voluntario con una persona que tiene una inferioridad absoluta de poder frente al abusador”.

La intervención más encendida de la sesión corrió por cuenta de Fernando “Pino” Solanas:

“Mientras nosotros discutimos sobre la validez una interpretación de la Constitución Nacional o distintas normas hay miles de mujeres que no tienen otra opción que el aborto clandestino porque ninguna ley represiva pudo a lo largo de la historia impedir los abortos. Acabemos con la hipocresía de una clase dirigente que sabiendo que las más pudientes podían acudir a los abortos seguros, las menos pudientes estaban condenadas a la infección o a la muerte“, disparó mirando atentamente a Gabriela Michetti.

“¿Cómo es posible que acá exista una mayoría que cree que le puede imponer a la mitad o más de la mitad de las mujeres argentinas su mirada y su concepción del mundo?”, siguió el senador.

¿Quiénes se oponen a esto? Los sectores más reaccionarios y ultraconservadores, los de siempre, porque en todas las luchas por la ampliación de derechos de las mujeres y de los derechos humanos y sociales, fueron las mismas fuerzas. Que se opusieron al matrimonio igualitario, al divorcio y otros derechos que se conquistaron”, agregó.

“Que nadie se deje llevar por la cultura de la derrota. ¡Bravo, chicas!. Ustedes han levantado alto el honor y la dignidad de las mujeres argentinas. Esta noche tiene un pequeño descanso, pero en poquitas semanas, todas de vuelta de pie, porque si no sale hoy, el año que viene vamos a insistir. Será ley, habrá ley contra viento y marea”, remató.

Uno de los momentos más esperados fue el discurso de Cristina Fernández de Kirchner, ferviente opositora de la legalización del aborto cuando era presidenta: “No es fácil abordar un tema de esta naturaleza. Pero sí es obligación hacerlo a más allá de nuestras creencias y convicciones, todas respetables. Porque esto es lo más grave de esta noche: se puede estar de acuerdo o no, se puede proponer una modificación, pero estamos rechazando un proyecto sin proponer nada alternativo”, señaló ante sus pares en el recinto.

“Si tuviera la certeza de que votando negativamente o rechazando la media sanción de Diputados no hay más abortos en Argentina, no tendría ninguna duda en levantar la mano. El tema es que acá se va a rechazar la media sanción y van a seguir produciéndose los abortos en la Argentina”, prosiguió.

Si quieren saber quiénes me hicieron cambiar de opinión fueron las miles y miles de chicas que se volcaron a las calles. Verlas abordar la cuestión femenina, criticar pero también describir la realidad de una sociedad patriarcal, nos debe colocar a todos en un lugar distinto. Vamos a tener que agregarle el feminismo a lo nacional y popular. Nacional, popular, democrático y feminista”, agregó la ex mandataria.

“Dentro de 15 años, tendré 80 años. Mis nietas… Helenita estará en quinto año y María Emilia en cuarto año. Y la verdad que para cuando eso pase esto va a estar sancionado. La verdad que pensaba que sus compañeras en el colegio le iban a preguntar: ‘¿Che, tu abuela cuando era senadora?’. No quiero ocupar el lugar que cuando los jóvenes se acuerden de mí, se acuerden de la manera que muchas veces se refieren a aquellos que nunca entienden lo que pasa”, concluyó. 

Miguel Ángel Pichetto, por último, realizó una autocrítica de las oportunidades perdidas durante el kirchnerismo y cargó especialmente contra la Iglesia Católica: “El #AbortoLegal tiene que ver con la Argentina moderna o la Argentina del atraso. La Iglesia y otros credos juegan con la inocencia de la gente”.

“Se trata de normas que regulan relaciones humanas en el Estado. La religión no puede imponer al conjunto del país su visión sobre normas que son civiles dentro de un Estado laico“, remató.

Segundos después de que el Senado confirmara su rechazo al proyecto de interrupción voluntaria del embarazo, los micrófonos captaron el festejo de Gabriela Michetti: “¡Vamos todavía!“, gritó al conocer que el #AbortoLegal tendrá que esperar en la Argentina.

Comentarios

comentarios