Pas贸 algo de agua bajo el puente y decidi贸 romper el silencio: tras el mal paso por el Mundial de Rusia 2018, el ex entrenador “albiceleste” habl贸 del a帽o tortuoso al frente del equipo.

La mochila que ten铆a este grupo era demasiado pesada, est谩bamos todos empujados a un camino de obligaci贸n en la que era dif铆cil hacer surgir el talento“, apunt贸 en primer lugar Jorge Sampaoli, al explicar las causas de la debacle futbol铆stica.

“Yo creo que preparamos muy bien el Mundial, pero luego la Copa en s铆 no fue tan buena, obvio. Deb铆amos tener equilibrio para que la obligaci贸n de ganar que ten铆a el jugador argentino no generara m谩s ansia. Cada partido era casi un sufrimiento“, prosigui贸.

En relaci贸n a las “crisis internas” que los sacudieron durante su estad铆a en Rusia: “Toda reuni贸n era para aportar. Fue un momento muy complejo. Todo lo externo se nos meti贸 en la concentraci贸n. Pero todo se hac铆a para ayudar, para mejorar, para intentar ser, y no solo estar. Nos invadi贸 la inmediatez, la necesidad”.

El problema no son las reuniones, el problema es que las reuniones se vuelvan p煤blicas. Los jugadores de Argentina del 86 se reun铆an constantemente, pero nos enteramos 20 a帽os despu茅s de que salieran campeones. Yo creo filos贸ficamente en la participaci贸n y en el compromiso. En el f煤tbol y en la vida. Nos juntamos para buscar soluciones y, si eso termina en el living de las casas porque la televisi贸n lo cuenta o en la pantalla de un celular por una red social, ocurre lo contrario. En este contexto, lo peor ser铆a que pas谩ramos a juntarnos para destruir o que nos volvi茅ramos esc茅pticos hacia los otros”, a帽adi贸.

Sobre Javier Mascherano, su rol preponderante y su inclusi贸n en la “mesa chica” de las decisiones: “Yo lo tomo como una decisi贸n honesta en pos de que Argentina prosperase como grupo. Busqu茅 todas las maneras para involucrar al grupo, para tratar de que el jugador se sacase la mochila de no ganar, esa ansiedad que les imped铆a desarrollarse individual y colectivamente. Una cosa era los entrenamientos, que eran de un nivel alt铆simo, y otra los partidos, donde no pod铆amos sostener ese nivel de juego”.

En torno a Lionel Messi, apunt贸: “Fue incre铆ble entrenarlo, sobre todo por verlo tan comprometido, sufriendo mucho cuando no se ganaba. El mejor jugador de la historia estaba muy comprometido.聽Leo sufr铆a como ninguno la imposibilidad de ser. Le pesaba como al que m谩s no haber podido trascender grupalmente”.

“Tener al mejor del mundo en tu equipo te obliga a una exigencia m谩xima. Y el resto debemos estar a su altura. Pero a veces se puede, y a veces no se puede. Y en esa lucha est谩bamos todos los d铆as.聽Tener a Leo te obliga a no tener margen de error a la hora de ganar.聽Imag铆nese a Messi, que viene de una estabilidad muy grande en su club de Espa帽a. All铆 maneja los tiempos鈥 y llega a su pa铆s, Argentina, y tiene que ganar como sea, con una histeria colectiva muy grande. As铆 no se puede. Y聽si no gana, sabe que se le vienen muchas cr铆ticas. As铆 no se puede ni jugar ni disfrutar”, remat贸.

Para el pr贸ximo Mundial o Copa Am茅rica hacen falta organizaci贸n, confianza ilimitada y saber que todo requiere un proceso. Es decir, si no se gana la Copa Am茅rica, hay que mantener el proceso, no romperlo. Ya basta de esta locura de que si no ‘gan谩s’, ‘sos’ un perdedor. Y no es as铆: si se cree, se puede ganar aunque sea m谩s tarde. Pero hay que creer”, concluy贸.

Comentarios

comentarios