Tras al empate logrado ante River sobre el final del partido en el Monumental, los problemas en Boca con el plantel y el cuerpo técnico siguen sin solución. Rodriguez y Schiavi cargaron contra el DT. El presidente Angelici trata de apagar los focos.  

A pesar de haberse salvado de una derrota en el Superclásico, que hubiese agravado la crisis aún más; las diferencias entre los jugadores de Boca, y su Director Técnico, Julio Cesar Falcioni parecen insalvables. Sabido es ya que tras la salida de Juan Román Riquelme la relación entre las partes se agravó y son varios los que mostraron su descontento. Esta vez no fue la excepción…

Primero fue Rolando Schiavi, quién se mostró muy molesto al no poder patear el penal, teniendo en cuenta que se retira en diciembre y éste fue su último superclásico. Luego, las declaraciones del lateral Clemente Rodríguez – íntimo amigo de Riquelme- hicieron que la polémica se abriera nuevamente.

”Me molestó que no dijera que yo salía. Anunció el cambio de esquema, pero nunca me nombró. Si no fuera por Sanguinetti –ayudante de campo- , entrábamos 12 jugadores a la cancha”, dijo Clemente sobre el cambio en el cual ingresó Lautaro Acosta en su lugar. “Cuando estaba Riquelme estas cosas no pasaban”, continuó. Tal fue el enojo del lateral, que ni siquiera vio el resto del partido desde el banco. “Lo vi desde el vestuario, no tenía ganas de ir al banco”, admitió.

Y para rematar, puso en duda su continuidad en el equipo de La Rivera: “Me quedan seis meses de contrato pero en diciembre veré que hago. No sé si seguiré en Boca”.

Ante esto, Daniel Angelici, que encabezó el homenaje realizado a Pedro Pompilio –ex presidente de la institución-, intentó poner paños fríos a la situación. Si bien no habló de ningún jugador en particular, fue claro en el mensaje: “La mejor manera que tienen para expresarse es dentro de una cancha y no en los micrófonos” comenzó, para luego admitir “seguimos jugando mal”.

Sobre la continuidad de Rodríguez, Angelici aclaró: “Me sentaré a hablar con los jugadores, pero Clemente tiene contrato hasta el 30 de junio del 2013”, dejando en claro que no analiza la posibilidad de que el jugador abandone el club.

Sin duda, la situación llegó al límite. Habrá que ver como resurgirá Boca, teniendo en cuenta que deberá enfrentar este fin de semana a San Lorenzo de Almagro. Y frente a este panorama, la formación es una gran incógnita.

Comentarios

comentarios

Compartir