Galatasaray venció por 3 a 2 al Real Madrid pero igual el equipo merengue pasó de ronda en la Champions League. En un partido increíble, el Borussia Dortmund se lo dió vuelta al Málaga y también está en semifinales.

 

Se esperaba un partido simple en Turquía tras la victoria del Real Madrid por 3 a 0 en el primer partido por los cuartos de finales de la Champions League. Y ni hablar cuando, a los 7 minutos del primer tiempo, Cristiano Ronaldo mandó la pelota al fondo de la red. Con Di María e Higuaín en cancha (éste último con la cinta de capitán), el equipo de Mourinho tuvo todo controlado durante los primeros 45 minutos.

En medio del monólogo madridista sorprendió Eboué, clavando la pelota en un ángulo, a los 12 minutos de la etapa complementaria. Sin embargo, nadie hacía suponer lo que vendría: en dos fatídicos minutos revivía Galatasaray, con goles del holandés Sneijder a los 25 minutos y un delicioso taco de Drogba a los 26 para poner el 3 a 1.

Quedaban veinte minutos para el final del partido y ya no había certezas de un lado ni del otro. Excepto, claro, por el portugués Cristiano Ronaldo que con su calidad habitual marcó el gol y el fin de la ilusión para el equipo turco.

Por su parte, tanto el Borussia Dortmund como el Málaga del chileno Pellegrini tenían un complicado partido en Alemania. Dos equipos rápidos, con buen juego colectivo y jugadores de buen pie, que no se habían sacado distancia en el 0 a 0 de la ida.

Tras golpear temprano, con un tanto de Joaquín, el Málaga no pasaba mayores dificultadas con la situación que le presentaba el encuentro: jugando en bloque mientras presionaba la salida del conjunto alemán para salir rápidamente de contra con sus rápidos delanteros. Sin embargo, el tanto de Lewandoski, para el Borussia a los cuarenta de la primera etapa, acomodó las cosas en su lugar.

Con el transcurrir del segundo tiempo parecía que, una vez más, el partido se quedaría sin grandes emociones, a pesar del buen juego que insinúan ambos equipos. Sin embargo, a ocho minutos del final, Eliseu entró solo y en offside por el segundo palo y metió el segundo para el equipo español. Con menos de diez minutos por jugar, con el tiempo adicionado, el equipo andalúz, debutante en la Copa, se sentía tocando el cielo y con la clasificación en el bolsillo; los alemanes tendrían que marcar dos goles más para pasar ya que con el empate no les alcanzaba.

Y el partido moría junto con las chances del Borussia Dortmund, cuando los árbitros marcaron los tres minutos de descuento. Y en el primero de esos minutos, Reus marcó el tanto del empate. Las ilusiones dominaban nuevamente la escena pero aún resultaba imposible.. hasta que llegó Felipe Santana. Luego de una jugada tumultuosa, con varios rebotes y offsides (incluido el autor del gol), Santana empujó la pelota en la línea para la clasifiación del equipo de Jurgen Klopp.

Ahora tanto el Real Madrid como el equipo alemán, invicto en el certamen, esperan los partidos del Barcelona frente al Paris Saint-Germain y del Bayern Munich ante Juventus, para ver quiénes serán sus rivales en semifinales.

Comentarios

comentarios

Compartir