En el acto en conmemoración por la Revolución de Mayo, coincidente con los diez años de la llegada de Néstor Kirchner al poder; Cristina Kirchner se mostró al lado de Gildo Insfrán, gobernador de Formosa, quién desde su gobierno hostiga a miembros de la Comunidad Qom, en litigio por sus tierras.

“No me sorprendió ver a Insfrán al lado de la Presidenta. No está ahí por estar. Es un gobernante con poder que hace lo que quiere. Esto nos aleja más de la posibilidad de resolver nuestro problema”, se lamentó Félix Díaz en diálogo con el diario La Nación. Es que la bronca y la decepción recorren su mente cada vez que suceden este tipo de cosas.

En la noche del sábado, ante una Plaza de Mayo colmada, Cristina Kirchner se mostró una vez más junto al gobernador de Formosa, Gildo Insfrán. La presidenta, única oradora, afirmó: “Somos un gobierno en el que nos hemos hecho cargo del costo político de no reprimir a un solo argentino porque piense distinto”. No es la primera vez que muestran su afinidad; meses atrás, el gobernador fue felicitado por Cristina Kirchner vía teleconferencia.

El jueves pasado, la Corte Suprema había convocado a una audiencia a las autoridades gubernamentales de Formosa y a los referentes de la comunidad qom, Félix Díaz y Cristino Zanabria, para intentar llegar a un acuerdo por las tierras en litigio de la Comunidad. Sin embargo, Insfrán no asistió: vino dos días despúes para hacer presencia en el acto por “la década ganada”. Prioridades de agenda.

Ante la consulta del periodista Darío Aranda, sobre las sensaciones de verlos juntos, el qarashe de la comunidad señaló: “Nos dio una enorme preocupación. No fue casualidad que el gobernador esté ahí. Y es un apoyo a que siga haciendo lo que hace. La Presidenta sabe que Gildo Insfrán reprime de distintas maneras y todo los días. Y tenerlo a su lado es un respaldo para él”.

Sobre la aparente contradicción entre estos elogios y apariciones públicas con Insfrán, y las recientes mesas de diálogo, agregó: “Todo este tiempo tuvimos paciencia, pero las soluciones no llegan. Ahora Fresneda quiere otra “mesa de diálogo”, pero ya tuvimos un espacio así y las soluciones no llegaron. Nos crean expectativas y nunca llegan las respuestas concretas, nos tienen entre reunión y reunión, y nunca cumplen nuestros derechos. Queremos dialogar, pero queremos respuestas concretas. No pedimos más que nuestros derechos: salud, educación, DNI y el territorio que nos pertenece”.

Le pido a la Presidenta que se cumplan las leyes nacionales e internacionales que nos protegen. Hoy, lastimosamente, no se nos respeta.  Sobre todo le pido a la Presidenta que respete los derechos humanos de los pueblos indígenas y que no nos repriman más”, concluyó.

Comentarios

comentarios

Compartir