El trabajo infantil implica una vulneración de los derechos del niño y un atentado contra su normal desarrollo. En diciembre del año 2005 en nuestro país se instituyó el día 12 de junio de cada año como Día Nacional contra el Trabajo Infantil que tiene como objetivo poner fin a la gravísima situación que viven a diario millones de niños.

En todo el mundo existe la violación de los derechos de la infancia, cientos de miles de niñas y niños realizan trabajos que los privan de la educación, la salud, el tiempo de ocio y las libertades elementales. De estos niños, más de la mitad están expuestos a las peores formas de trabajo infantil, como el trabajo realizado en entornos peligrosos, la esclavitud u otras formas de trabajo forzoso, actividades ilícitas como el tráfico de estupefacientes y la prostitución, así como la participación en conflictos armados.                                                                                        La Organización Internacional del Trabajo (OIT) instituyó el primer Día mundial contra el trabajo infantil en 2002 como forma de poner de relieve la gravísima situación de esos niños. Este día se celebra el 12 de junio y tiene por objeto ejercer de catalizador del creciente movimiento mundial contra el trabajo infantil.

 Se estima que un millón de niños trabajan en la minería a pequeña escala en las canteras en todo el mundo. Estos niños trabajan en las peores condiciones que puedan imaginarse y deben enfrentar el riesgo de morir, accidentarse o enfermarse. En las canteras de piedra de diversos lugares del mundo hay niños que ven amenazada su salud y su seguridad porque deben empujar y acarrear pesadas cargas, porque inhalan sustancias tóxicas, o porque deben utilizar herramientas y equipos peligrosos. Los niños trabajan así para extraer diamantes, oro y metales preciosos en África, gemas y rocas en Asia, y oro, carbón, esmeralda y estaño en Sudamérica. La eliminación de todo el trabajo infantil que se lleva a cabo en las minas y canteras es una meta realizable.

El Día mundial contra el trabajo infantil ofrece la oportunidad de captar más apoyo para la campaña en contra del trabajo infantil por parte de los gobiernos y de los interlocutores sociales de la OIT, la sociedad civil y las demás partes interesadas, incluidas las escuelas, los grupos de jóvenes y de mujeres, y por supuesto los medios de comunicación.

Comentarios

comentarios

Compartir