Según la pericia recibida por el juez federal de Morón, Jorge Rodríguez, indicó que los frenos del tren de la línea Sarmiento que chocó a otro en la estación de Castelar, el 13 de junio pasado, funcionaban correctamente y que la formación aumentó la velocidad, pese a pasar por “dos señales consecutivas” que advertían peligro.

 

Al prestar declaración indagatoria en la causa, el maquinista Daniel López aseguró que los frenos no respondieron y por eso se vio impedido de frenar a tiempo para evitar el choque que provocó tres muertos y decenas de heridos.

“No se ha encontrado evidencia objetiva de falla o mal funcionamiento de los sistemas de freno y de seguridad de la formación Chapa 1“, se afirmó en la pericia sobre el tren que chocó a la formación 19, según informaron fuentes judiciales.

“Teniendo en cuenta las pruebas, comprobaciones y mediciones efectuadas durante este período de pericia, no se ha encontrado evidencia objetiva de falla o mal funcionamiento de los sistemas de freno y de seguridad de la formación Chapa 1, como así tampoco otros elementos o factores técnicos que hubiesen imposibilitado la reducción de velocidad desde la señal atravesada en amarillo hasta el momento del impacto”, concluyó el informe pericial.

“Los recursos disponibles para detener el tren: freno de servicio, freno de emergencia, corte de tracción, hombre vivo, llevar a neutral el monocomando, quitar la llave de activación de cabina, en la actuación pericial no se han encontrado objetivamente indicios de que hayan sido activados por el conductor, desde la primera señal con aspecto amarillo hasta el momento del impacto”, agregó el estudio, que fue entregado a las partes por el juzgado.

Las conclusiones fueron firmadas por Raúl Díaz, el perito que también trabajó en la causa por la tragedia del tren de Once, y expertos convocados por las partes.

El tren pasó una señal en amarillo -que indicaba peligro- “a una velocidad de aproximadamente 40 kilómetros por hora y a partir de ahí, en lugar de controlar la misma por la condición de precaución impuesta por la indicación luminosa, la marcha fue creciendo incesantemente”.

Después “fueron atravesadas dos señales consecutivas en condición de peligro con aumento de velocidad”, agregó el informe pericial.

Rodríguez debe definir la situación procesal de dos maquinistas a quienes se tomó ya declaración indagatoria, en tanto tres técnicos fueron imputados a pedido del fiscal de la causa, Sebastián Basso, pero todavía no se los citó.

Comentarios

comentarios

Compartir