El sacerdote Julio Céstar Grassi pasó su primera noche de detención en el penal n°39 de Ituzaingó luego de ser condenado a quince años de prisión por delitos sexuales y abuso de menores. Sin embargo, fue trasladado a un penal de máxima seguridad en Campana.

 

El sacerdote Julio César Grassi fue trasladado al penal de máxima seguridad n°41 de Campana luego de pasar el lunes la primer noche en prisión en el penal n°39 de Ituzaingó. El penal de Ituzaingó es una cárcel de mediana seguridad y allí había sido trasladado el miembro de la Iglesia Católica luego de la audiencia en la que el Tribunal Oral n°1 de Morón optó por quitarle los beneficios y apresarlo

Luego de las críticas que cosechó la decisión de enviarlo a dicho penal, el traslado motivó distintas versiones. Para algunos corresponde el traslado debido a la pena de 15 años de prisión que pesa sobre el sacerdote; sin embargo, rumores indican que en el penal de Ituzaingó el curo no habría sido bien recibido y lo trasladaron en función de resguardar su seguridad.

Comentarios

comentarios

Compartir