En medio de las críticas y los pedidos de explicaciones, Laura Alonso salió a respaldar al presidente Mauricio Macri por el escándalo de los “Panamá Papers”.

Alonso II

“Constituir sociedades comerciales en un paraíso fiscal no constituye ningún delito en sí mismo”, aseveró la titular de la Oficina Anticorrupción en medio del escándalo.

“El mundo offshore es una amplia industria global de banqueros, abogados, contadores y otros intermediarios que trabajan coordinados para proteger los secretos financieros de sus clientes. Esto no entraña delito salvo que se pruebe que ha sido vehículo para blanquear activos o concretar una evasión impositiva”, agregó.

La acérrima defensa de Alonso a Macri no pasó desapercibida: “La Oficina Anticorrupción confunde sus competencias y se convierte en la oficina de defensa de funcionarios y secretos”, disparó Margarita Stoblizer, legisladora nacional y líder del GEN.

Al igual que en el caso Chevron, Laura Alonso volvió a desdecirse: en ese momento justificó la decisión de no revelar las cláusulas confidenciales del acuerdo entre YPF y la petrolera estadounidense para perforar en el yacimiento de Vaca Muerta.

“Revelarlas sería como pedirle a Coca-Cola que haga pública su fórmula. El daño irreparable que le puede generar a YPF, que cotiza en la Bolsa de Nueva York, podría ser grave”, apuntó Alonso hace algunas semanas tras haber exigido durante meses lo contrario.

En la misma sintonía que la Oficina Anticorrupción, y a través de un comunicado, el gobierno decidió también explicar por qué Mauricio Macri figura en los “Panama Papers” como uno de los titulares de empresas en paraísos fiscales: “El Señor Mauricio Macri nunca tuvo, ni tiene una participación en el capital de esa sociedad (…) sí estuvo vinculada al grupo empresario familiar y de allí que el Señor Macri fuera designado ocasionalmente como director, sin participación accionaria.”, señalaron.

Comentarios

comentarios