La medida de fuerza convocada por la CGT presentó un alto acatamiento en los lugares de trabajo, facilitado por el paro del transporte público y los cortes de calle de las organizaciones sociales y partidos de izquierda.

Tomando nota de esto, distintos funcionarios del gobierno de Mauricio Macri salieron a bajarle el tono a la protesta argumentando que son más los que quieren ir a trabajar y no pueden que los que efectivamente decidieron parar.

En esta línea, el titular del Ministerio de Hacienda, Nicolás Dujovne, aseguró: “No entiendo las motivaciones. Nos da pena concluir que lo que hay detrás del paro son motivaciones electorales”.

“Esto le va a costar a todos los argentinos cerca de 15 mil millones de pesos: no lo pierde el Gobierno de Mauricio Macri; lo perdemos todos los argentinos”, agregó.

Comentarios

comentarios

Compartir