El cibertataque masivo que se registró a fines de la semana pasada afectó a cientos de miles de empresas y servidores, paralizando las computadoras que gestionan, por ejemplo, la red de hospitales públicos británicos, el sistema nacional de ferrocarriles en Alemania y docenas de empresas y agencias del gobierno en todo el mundo.

El ataque se extendió a computadoras que trabajaban con fábricas, bancos, agencias gubernamentales y sistemas de transporte en Rusia, Ucrania, Brasil, España e India. Este lunes fue el turno de China y Japón.

Mientras tanto, el presidente ruso Vladimir Putin decidió salir a criticar a Estados Unidos y a despegar a su país del conflicto cibernético.

“Rusia no tiene nada que ver con el ataque global. Si vamos a las fuentes, un documento de Microsoft asegura que el virus fue creado por los servicios especiales norteamericanos”, afirmó desde Beijing según reportó la agencia AFP.

“Liberar de la botella a un genio de este tipo, especialmente creado por servicios secretos, puede causarle daño a sus autores y creadores. Repito: esto no implica ni tiene nada que ver con Rusia”, remató.

Comentarios

comentarios

Compartir