El “eTree”, desarrollado por la empresa israelí Sol-logic, fue presentado en Israel en el año 2014 y al mundo un año más tarde, en el marco de la conferencia contra el cambio climático de Paris.

En 2017 recién llegó a Europa: en Nevers, en el centro de Francia, se instaló el primer panel solar en forma de árbol con hojas cuadradas gigantes.

¿Para qué sirve? El “árbol” convierte la luz solar en electricidad y permite a los transeúntes cargar sus teléfonos, navegar por internet o simplemente disfrutar de su sombra. También es capaz de suministrar agua y alumbrado público.

Desde su creación se han plantado este tipo de árboles solares en unas 10 ciudades de Israel y Estados Unidos: se prevé que poco a poco vayan extendiéndose a otras partes del mundo.

Comentarios

comentarios

Compartir