Roberto Fernández, líder gremial de la UTA, se metió de lleno en el conflicto que paraliza el transporte en Córdoba y apuntó directamente contra la seccional gremial provincial.

“No se puede generar tanto descalabro y dejar a los usuarios sin servicio desde hace ocho días, por una medida inconsulta decidida por delegados inorgánicos, ya que la paritaria la cierra UTA a nivel nacional”, aseveró en diálogo con Télam.

“La paritaria se cerró en un 21% de aumento a pagar en tres cuotas: 8% en abril; 7% en octubre y 6% en enero de 2018, más un bono de $ 5.800 y, en caso de subir la inflación, una cláusula gatillo”, explicó.

“Son incoherentes, juegan a la política. Quieren que la UTA se convierta en un gremio provincial. Hay intromisión de dirigentes de otras organizaciones gremiales en un tema interno y avalan situaciones que están fuera de la ley”, agregó con dureza.

“La seccional de UTA-Córdoba está intervenida desde hace un tiempo por mal manejo administrativo y a la brevedad será normalizada. Quedarán sin protección gremial los choferes que continúen el paro, porque la medida es ilegal”, concluyó Fernández.

Comentarios

comentarios

Compartir