El subte es uno de los temas centrales que quedó en disputa en las elecciones legislativas porteñas: a fin de año se le vence la concesión a Metrovías y, lejos de los planteos de la oposición, el oficialismo quiere que siga en manos de privados.

Mientras las críticas en torno a su funcionamiento florecen, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires intenta proponer “mejoras” que no se terminan llevando a cabo: tal es el caso del corrimiento horario, anunciado hace algunos meses y aplazado de manea indefinida.

“Estamos en negociaciones con el sindicato. El horario de funcionamiento no se puede extender más porque durante la noche se hace el mantenimiento y se circulan las unidades nuevas. Son seis horas durante la noche que son vitales para hacer estos trabajos”, detalló Larreta sin explicar por qué, entonces, fue propuesto esto desde un principio.

Ante los constantes reclamos por el funcionamiento de la Línea “E”, el gobernador porteño aseguró: “Para fines de este año la mitad de los coches van a tener aire acondicionado. Hasta hace tres años no había ninguno con aire. Hay 250 vagones nuevos y compramos otros 150”.

Por último, aclaro que se trabaja “entre las estaciones Casa Rosada y Retiro” de la misma línea pero no aclaró en qué fecha se estima que finalizará la obra.

Comentarios

comentarios

Compartir