La principal ventaja que tiene el gobierno de Mariano Rajoy por sobre las autoridades catalanas reside en el apoyo internacional y financiero: los principales estados nacionales y compañías están de su lado.

Luego de que se conozca la declaración de la independencia, tanto Estados Unidos como el Reino Unido y Francia se proclamaron contra Carles Puigdemont y compañía.

El portavoz de Theresa May, la primera ministra británica, confirmó que su gobierno no reconocerá la declaración de independencia “ilegal” del parlamento catalán. “El gobierno quiere preservada la unidad española”, aseveraron vía Sky News.

Por otra parte, el presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, también decidió ponerse del lado de España: “Tengo un interlocutor en España y es el primer ministro Rajoy”, remató con simpleza y dureza.

Comentarios

comentarios

Compartir