Desde la detenci贸n de Milagro Sala para ac谩, el gobierno de Mauricio Macri viene siendo cuestionado por la dudosa constitucionalidad y la arbitrariedad utilizada en casos resonantes para apresar a dirigentes sociales y pol铆ticos.

“Por no quedar pegados a Boudou pocos dicen lo que pasa. Un juez sospechado de corrupci贸n detiene sin juicio a un sospechado de corrupci贸n para blanquearse. (…) Es muy posible que Boudou tenga que estar preso, pero despu茅s de un juicio. Hay que garantizar los derechos a quienes menos nos gustan. (…) Est谩n haciendo el proceso al rev茅s para justificar su pasado”, se帽al贸 el periodista Reynaldo Sietecase en su cuenta de Twitter.

El modus operandi utilizado cada vez m谩s por los jueces argentinos resulta para muchos preocupante: los magistrados ordenan la detenci贸n de personas, sin juicio y sin sentencia.

Para colmo, en los 煤ltimos d铆as el聽juez Ariel Lijo聽hab铆a sido聽denunciado聽ante el聽Consejo de la Magistratura, el organismo que destituye a los magistrados, por “demoras injustificadas en las causas de聽corrupci贸n”.

Adem谩s, estaba en la mira del gobierno de Mauricio Macri por sus relaciones con otro colega, el camarista Eduardo Freiler, que est谩 siendo sometido a un juicio pol铆tico.

Al magistrado lo acusan de estar involucrados en negocios conjuntos que van “desde la integraci贸n de sociedades comerciales hasta la explotaci贸n de un balneario en Necochea”.

Sin embargo, este justific贸 la decisi贸n de ordenar la detenci贸n del ex vicepresidente ampar谩ndose en que “sus contactos” podr铆an ayudarlo a fugarse o entorpecer la justicia, algo que resulta todav铆a m谩s extra帽o ya que no lo hizo cuando Amado Boudou estaba ejerciendo su cargo – y por supuesto ten铆a m谩s poder que ahora.

Comentarios

comentarios