El joven artesano desapareció el 1 de agosto, tras una violenta represión ilegal de Gendarmería Nacional en la Lof en resistencia Cushamen, Chubut.

Luego de un abierto apoyo de las autoridades a las fuerzas de seguridad, irregularidades en la investigación de la causa – que incluyó, entre otras cosas, el apartamiento de un juez – y movilizaciones masivas, su cuerpo sin vida fue encontrado el 17 de octubre en el Río Chubut. Santiago Maldonado estuvo desaparecido 78 días.

En noviembre, más de cincuenta peritos determinaron en la autopsia que el también tatuador había muerto por “ahogamiento coadyuvado por la hipotermia”. Eso le bastó al gobierno de Mauricio Macri para apegarse directamente a la figura de “ahogamiento accidental” y desligar responsabilidades.

Sin embargo, el juez Gustavo Lleral no convalidó ninguna de las “tesis” gubernamentales y continúa con la investigación abierta. Por su parte, la familia del joven cada vez tiene más certezas de que las cosas no se hicieron bien al mismo tiempo que reclama con ahínco la participación de peritos independientes.

“Los peritos no pudieron responder cómo murió Santiago. Los funcionarios encubrieron información y persiguieron a nuestra familia. Bullrich, a quien pedimos su renuncia, sigue negando su desaparición forzada seguida de muerte como si el operativo a su cargo no hubiese sigo ilegal. Seguimos exigiendo verdad y justicia”, aseveró Sergio Maldonado, hermano del artesano, cuando se cumplió un año de su desaparición.

Comentarios

comentarios