La búsqueda de los cuerpos del accidente aéreo en el Canal de la Mancha se acerca a la etapa de definición. Vehículos robotizados submarinos se acercaron ayer a los restos del avión Piper y pudieron traer a la superficie el cuerpo que había sido identificado el domingo pasado. El buque Geo Ocean III fue el encargado de retirarlo de la superficie marina, a 63 metros de profundidad, y lo acercó al puerto de Weymouth, al sur del Reino Unido.

Ya en tierra, el cuerpo fue entregado al perito forense de la ciudad de Dorset, quien realizará la identificación. La familia de Emiliano Sala, en tanto, se encuentra en un hotel de Nantes, Francia, aguardando por saber si efectivamente se trata del futbolista argentino o del piloto de la aeronave, David Ibboston. Hasta ahora, ni los parientes del británico ni los del santafesino recibieron confirmaciones.

Por su parte, las autoridades de la Agencia de Investigaciones Británicas (AAIB, en inglés), decidieron suspender la misión de salvataje de los restos del avión, dado el temporal que afecta a la zona del Canal de la Mancha. La AAIB no obstante informó que “las grabaciones tomadas servirán de ayuda para la investigación del accidente”.

Comentarios

comentarios

Compartir