El informe semestral sobre las Perspectivas de la Economía Mundial (WEO) publicado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) tampoco trae buenas noticias ni pronósticos para la economía argentina.

El organismo que lidera Christine Lagarde reiteró la proyección de una caída del PBI de 1,2% este año: el mismo número había sido deslizado en el informe técnico de la tercera revisión del programa stand by.

En perspectiva, el número es malo en todos los aspectos: sólo Nicaragua, con una caída de 5 puntos del PBI, y Venezuela, con un derrumbe cercano a los 25 puntos, tienen peores proyecciones que el país.

Para colmo, estiman una inflación cercana al 30,5% para este año cuando la media regional se ubicará en 5,6%.

“Los riesgos para la economía son todavía importantes, y su materialización podría conducir a un giro en las preferencias de los inversores para alejarse de inversiones en pesos e incrementar la presión sobre la moneda y la cuenta de capital”, advirtió el FMI tras subrayar la necesidad de continuar con la implementación del “plan de estabilización”.

“Alcanzar la meta del equilibrio fiscal primario en 2019 y de 1% del PBI en 2020 es esencial para reducir las necesidades de financiamiento y evitar nuevas presiones de liquidez“, remataron.

Comentarios

comentarios

Compartir