📸 Foto: Eduardo Longoni

Luego de casi cinco meses de audiencias, este viernes se conoció la sentencia en el primer juicio que se ocupó de los delitos de lesa humanidad cometidos por las FFAA tras el intento fallido de toma del RIM 3 de La Tablada por parte del Movimiento Todos por la Patria (MTP) en 1989.

Matías Mancini, Esteban Rodríguez Eggers y Alejandro de Korvez, integrantes del TOFC 4 de San Martín, sentenciaron al ex general Alfredo Arrillaga a cadena perpetua como autor mediato del homicidio con alevosía de José Alejandro “Maradona” Díaz, uno de los cuatro militantes que aún continúan desaparecidos.

El genocida, sobre el cual ya pesaban cinco condenas por delitos de lesa humanidad ocurridos en Mar del Plata durante la última dictadura cívico militar, criticó la decisión judicial en sus palabras finales: “Somos los kelpers de esta sociedad. Hoy nos persiguen, procesan y encarcelan. Hacen museos de la memoria, ponen placas”.

Vale la pena recordar que en esta oportunidad quien no pudo ser juzgado porque murió hace algunos años atrás fue el ex coronel Jorge Varando, también denunciado por su desempeño en el Destacamento 103 de Inteligencia del Ejército durante la dictadura y por ser Jefe de Seguridad del banco HSBC ubicado en la esquina de Avenida de Mayo y Maipú en diciembre del 2001 cuando fue asesinado a balazos Gustavo Benedetto.

📸  Foto: El ex general Alfredo Arillaga durante el juicio

📌 El periplo por el que se llegó a este juicio:

En 2010 la Cámara Federal de San Martín sostuvo que la acción penal contra el ex general Alferdo Arrillaga y el ex coronel Jorge Varando por las desapariciones de Iván Ruiz y José Alejandro Díaz había prescripto.

Las familias presentaron un recurso ante la Cámara Federal de Casación Penal que fue rechazada y llegaron hasta la Corte Suprema, que revocó el sobreseimiento.

En este juicio por primera vez desde 1989 se discutieron las responsabilidades de los militares en la recuperación del cuartel y se hizo foco en los delitos de lesa humanidad cometidos allí adentro. 

El tribunal también habilitó la investigación de otros delitos que se ventilaron en el juicio como la declaración fraguada de un sargento, que se hizo dentro del tribunal y en presencia del juez Gerardo Larrambebere y el entonces secretario Alberto Nisman.

📌 Lo que se ventiló en las audiencias:

Se presentó un documento de la AFI (Agencia Federal de Informaciones) -que por aquel entonces se llamaba SIDE– sobre La Tablada:“Con el valor A1 (fuente completamente confiable y confirmada por otras fuentes) y PPM (por propios medios, no por los medios de comunicación), está el nombre de José Maradona Díaz y al lado tiene un número 2. Ese número 2 quiere decir: abatido. O sea que ya lo sabían a través de la SIDE, a los pocos días. Luego dice que hubo 27 abatidos y 4 NN, que no sabemos a quiénes se refieren. Más tarde, el 2 de febrero de 1989, colocan entre los abatidos a Francisco Provenzano”, reveló Matías Mancini, presidente del tribunal.

Walter Gualberto Cruz, un enfermero general que hace tres años se retiró del Ejército, declaró por primera vez ante la justicia y aportó datos esenciales sobre la caída del sargento Ricardo Esquivel, a quien la “teoría oficial” daba muerto por Ruiz y Díaz antes de la supuesta fuga. Cruz declaró y describió cómo Esquivel murió a su lado por fuego cruzado, desmontando los argumentos esgrimidos por las FFAA. También fueron testigos del hecho un militar que armó un informe que ratifica la versión de Cruz y que el Ejército se negó a publicar.

Otro momento clave fue la declaración del ex sargento Cesar Ariel Quiroga, que en diez minutos rompió el “pacto de silencio” que llevaba 30 años. Él se desempeñó como ambulanciero en la “recuperación” del cuartel y reveló que hace tres décadas, en el Juzgado de Morón a cargo del Juez Federal Gerardo Larrambebere, en el que era secretario Alberto Nisman, fue obligado a firmar una declaración falsa para favorecer la “versión oficial” esgrimida por los militares.

El militar José Alberto Almada dijo ante los jueces que los desaparecidos Iván Ruiz y José Díaz fueron torturados y sacados de La Tablada por militares de civil en un Ford Falcon blanco. Sostuvo también que el entonces sargento ayudante Ricardo Esquivel no murió por disparos de Ruiz y Díaz, talcomo dice la corporación militar, sino como parte de su participación en el combate durante el intento de copamiento. Por último, Almada denunció el encubrimiento deliberado de todos estos años y ratificó las amenazas recibidas.

📌 Lo que sigue:

Se espera que luego de éste puedan realizarse otros juicios donde se sepa la verdad de lo que pasó con los otros tres militantes del MTP que aún permanecen desaparecidos: Iván Ruiz, Francisco “Pancho” Provenzano y Carlos “El Sordo” Samojedny.

Asimismo, los familiares, amigos, ex sobrevivientes y compañeros esperan que puedan juzgarse también las torturas y apremios ilegales a que fueron sometidas/os quienes lograron permanecer con vida dentro del regimiento y luego fueron encarcelados durante años.

Comentarios

comentarios