Todo sucedió el primero de abril: la casa ubicada en el barrio porteño de San Cristóbal, donde vivía Adrián Continiellose derrumbó y lo mató.

Hace rato que venía denunciando a la obra de construcción del terreno lindero por las vibraciones que provocaba. Nadie escuchó las advertencias ni hizo nada hasta que se produjo la tragedia.

A casi dos meses, familiares, amigos y vecinos del joven se concentrarán este viernes a las 19 en la intersección de las calles Pavón y Urquiza. 

📸  El lugar del derrumbe

Hasta ahora nadie se acercó del gobierno a decirnos si necesitábamos algo o a darnos una condolencia. Me citó Diego Santilli, me acompañó al a Defensoría y me dijo: ‘Son cosas que pasan, ha pasado en otros lugares’. Me daba ejemplos como el derrumbe de la calle Neuquén, el del gimnasio de Villa Urquiza. Nada más”, reveló Rosario, cuñada de Adrián.

“Nos hemos quejado, hemos llamado mientras estaba funcionando la máquina y teníamos vibraciones. Llamábamos adonde pensábamos que nos podían ayudar, al 147. El derrumbe fue provocado por Lybster S.A.”, agregó Mercedes, novia del chico.

📢  Hasta el momento no hay detenidos ni imputados en la causa: ¡Justicia por Adrián Continiello!

Comentarios

comentarios