El último lunes, el ex jefe de gabinete Alberto Fernández ingresó al Sanatorio Otamendi, por sus propios medios, “con un cuadro de tos seca y dolor torácico, sin otros síntomas asociados“.

El precandidato presidencial quedó internado desde ese día para que los médicos pudieran “explorar el cuadro” y “realizar los estudios pertinentes”.

Este martes por la noche se difundió el parte médico oficial del nosocomio: afirman que “se detectó una inflamación pleural que podría corresponder a una obstrucción arterial subsegmentaria“. 

Aún así, subrayaron que el político presenta un buen estado de salud, “con adecuado control del dolor” y que está “deambulando por la habitación, acompañado por su familia”.

💬 Alberto Fernández: “Estoy lo más bien. Inventan cualquier cosa, que me habían puesto un stent, nada que ver. Si estuviera tan mal como dicen, no estaría hablando con todos”

Comentarios

comentarios