El calor proveniente de una corriente de aire del desierto del Sahara se instaló desde inicios de semana en buena parte de los países de Europa.

Salvo Londres, que en vez de un sol radiante recibió en el inicio de la semana lluvias que lograron “acortar” el fenómeno, el resto de las capitales más importantes del continente como París, Roma, Berlín y Madrid quedaron a merced del termómetro.

En la región de Cataluña, los incendios forestales tienen en vilo a las autoridades y la población: ya hay miles y miles de hectáreas quemadas.

Los científicos no tienen dudas: estas “olas de calor” son un síntoma claro de los efectos del cambio climático y la humanidad debe hacer algo inmediatamente para remediarlo.

🌡 ¡En fotos!

🔥 50 bomberos y siete unidades aéreas luchan para contener los incendios forestales en Cataluña: “Es uno de los peores incendios de los últimos 20 años”

📸 Una playa en el oeste de Alemania: la temperatura llegó a los 38 grados 

Comentarios

comentarios