Aunque el servicio no se vio afectado ni presentó demoras: los usuarios de la Línea “B” pudieron este lunes ingresar a los vagones sin tener que pagar.

Los “metrodelegados” liberaron esta mañana los molinetes de ingreso a la “Estación Lacroze” en reclamo de mejoras en las condiciones laborales y por la presencia de asbesto en las formaciones.

Estamos exigiendo mejoras en el servicio y en nuestras condiciones de trabajo reclamando que se retire el material cancerígeno de los trenes”, advirtió Christian Olave, delegado de la línea.

 “La empresa todavía no nos ha dado ninguna respuesta sobre esto. Esto es una cuestión que no solo afecta a trabajadores sino también a los pasajeros que todos los días transitan el subte porteño”, agregó.

El año pasado, y a partir de la muerte de cuatro trabajadores en el metro español, los trabajadores del subte comenzaron a reclamar a la empresa que se saquen de circulación los vagones CAF 5.000, que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires compró usados y que tienen algunas partes recubiertas por asbesto, un material cancerígeno.

Comentarios

comentarios

Compartir