Según el último informe de la Dirección General de Estadística y Censos (DGEyC), en el mes de julio una “familia tipo” necesitó ingresos por $15.527,62 para no ser indigente en la Ciudad de Buenos Aires. Para no ser pobre, necesitó $31.616,72.

De los datos relevados por el gobierno porteño se desprende entonces que la canasta básica de indigencia aumentó en julio un 3,22%, mientras que la de pobreza subió un 2,27%.

Vale la pena recordar, además, que estos números no contemplan la fuerte devaluación de agosto tras las PASO: el fuerte impacto se verá reflejado recién el próximo mes en las estadísticas oficiales. 

📈 El informe de la DGEyC:

Comentarios

comentarios