La “generación dorada”, a excepción de Luis Scola, es cosa del pasado pero un proyecto serio, el compromiso colectivo y el talento individual pueden más.

En un momento de “transición” para el seleccionado “albiceleste”, los resultados adentro de la cancha no dejan de asombrar: ya se metió entre los mejores cuatro del mundo.

En uno de los mejores partidos de la historia de la Selección Argentina, el equipo de Sergio Hernández superó por 97 a 87 a Serbia.

Aunque el “Luifa”, con 20 puntos, fue el goleador, Campazzo se convirtió en la gran figura de la cancha redondeando 18 puntos, 12 asistencias y 6 rebotes.

🇦🇷 La “albiceleste” está en las semifinales del Mundial de China: el próximo viernes enfrentará a Francia o Estados Unidos por un boleto a la final

Comentarios

comentarios