📸 Foto: Franco Fafasuli

Hay números que duelen pero que a la vez son un claro indicador de los efectos de la grave crisis económica que atraviesa al país y, en especial, al Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Según un estudio del Centro de Estudio de Metropolitanos (CEM), el 45% de quienes viven en la Ciudad de Buenos Aires y los 24 municipios que la rodean tuvieron que reducir en el ultimo año la porción de las comidas por falta de dinero.

En Capital Federal, el 29% de los entrevistados aseguró haber tenido que ajustar su alimentación por falta de dinero. En el conurbano bonaerense, la cifra aumenta exponencialmente: llega al 57%.

En esta línea, Matías Barroetaveña, director del CEM, explicó: “Todos los indicadores del Monitor cayeron en picada luego de la devaluación del 2018 y se mantienen en valores alarmantes”.

Vemos que que si bien la caída es general, las desigualdades profundizan la crisis social en los sectores más pobres. Por eso es imprescindible que el Estado fortalezca las políticas alimentarias y mejore los ingresos de quienes dependen de un ingreso mínimo, de la AUH o de un plan social”, agregó.

✔️ Seis de cada diez entrevistados dijo que su salario no le alcanza para vivir.

✔️ El 55% dijo estar personalmente “peor” o “mucho peor” que hace un año atrás.

✔️ El 63% de los entrevistados sostuvo que achicó sus compras, limitando tanto la cantidad de productos adquiridos como cambiando a segundas o terceras marcas.

✔️ Un tercio de los encuestados afirmó haber tenido hambre en el último año por problemas de ingresos.

📸 Foto: Franco Fafasuli

Comentarios

comentarios

Compartir