A priori era el rival más fácil del grupo pero le salió a jugar de igual a igual, lo complicó y se terminó llevando un punto de su excursión a tierras catalanas: el Slavia Praga le arrebató un empate 0 a 0 al maltrecho Barcelona.

Luego de haber caído ante el Levante 3 a 1 durante el fin de semana, el equipo “culé” necesitaba revertir la imagen en la cuarta jornada del “Grupo F” de la Champions League pero no lo logró.

El equipo de Lionel Messi fue superior y contó con varias chances para ponerse en ventaja pero encontró en Kolar, el arquero rival, una muralla impenetrable.

La única vez que logró llegar al fondo de la red, el juez de línea le anuló el gol a Arturo Vidal por una posición adelante del crack argentino.

⚽️ ¡SOLO CONTRA TODOS!

Comentarios

comentarios

Compartir