Les pican los ojos, tosen, tienen náuseas y vomitan. Les aconsejan no salir a la calle y tener las ventanas cerradas: la contaminación del aire es una realidad para los casi 25 millones de habitantes de Nueva Delhi.

Muchos dejaron de hacer deporte al aire libre. En estos “picos de contaminación”, las escuelas no abren, las actividades de construcción y de demolición se suspenden, otros no pueden ir al trabajo.

Las autoridades decretaron la “emergencia medioambiental” el último viernes pero lo peor se vio recién el fin de semana cuando la neblina tóxica forzó el desvío de cuarenta vuelos y quienes tuvieron que salir de sus hogares se llenaron los pulmones de veneno.

☠️ Por el aumento exponencial en las dolencias coronarias o en el cáncer de pulmón, los expertos creen que la vida puede recortarse 7 años.

☠️ “Para un recién nacido es como fumar cuarenta o cincuenta cigarrillos en su primer día de vida”, aseveró Arvind Kumar, cirujano pulmonar indio.

El domingo, incluso, los medidores de micropartículas en suspensión (PM2.5) dejaron inservibles los medidores de tres dígitos: se superó el límite de 999 por metro cúbico. Esto es, nada más y nada menos, que cuarenta veces más que el nivel recomendado por los organismos sanitarios, por debajo de 25 por metro cúbico.

A pesar de que el gobierno municipal limitó aún más la circulación de vehículos y endureció las medidas para paliar la situación, los expertos se quejan de la falta de ejecución de las decisiones políticas y judiciales necesarias para avanzar en una dirección sostenible y eficaz de cuidado del medio ambiente y de los vecinos.

🇮🇳 El aire en la capital de la India se volvió irrespirable: la nube tóxica alcanzó su pico el último domingo

💬 “Delhi vive una crisis sanitaria. No solo la gente con enfermedades respiratorias y cardiovasculares está en peligro, sino que los que están sanos también se exponen a problemas pulmonares si pasan tiempo fuera”, subrayó Shambhavi Shukla, investigadora asociada del Programa de Aire Limpio y Movilidad Sostenible del Centro para la Ciencia y el Medio Ambiente (CSE).

Comentarios

comentarios

Compartir