A pesar de que sus habitantes están acostumbrados a la marea alta, la situación se desbordó en estos últimos días en Venecia. El conocido fenómeno del ‘agua alta’ alcanzó durante la noche del martes los 187 centímetros convirtiéndola en la peor inundación desde 1966: en esa oportunidad, el agua subió 194 centímetros.

Hay góndolas y lanchas arrancadas de los amarres y empujados hacia las costas, vaporettis hundidos, comercios inundados, hoteles y museos en alerta y personas desesperadas.

Es una devastación apocalíptica. Esto es un desastre, esta vez habrá que contar los daños“, aseguró, preocupado, el alcalde dela ciudad, Luigi Brugnaro.

Existe, además, una gran consternación por la basílica de San Marcos: el nivel del agua llegó a los 110 centímetros durante la noche y la inundó completamente.

“Es un desastre, como el 1966, o peor, aún lo sabemos. Hemos trabajado toda la noche para proteger piezas preciosas como crucifijos, apoyados en las partes más bajas. El agua ha entrado en toda la iglesia y también en la cripta, bañando los mosaicos”, informó Mario Pina, arquitecto, a “El País”.

🇮🇹 Un hombre de 68 años falleció electrocutado en su casa de la isla de Pelestrina debido a la entrada de agua. Murano, Burano y Lido también están afectadas por las inundaciones.

Comentarios

comentarios

Compartir