Esta semana comenzará a debatirse en comisiones el proyecto del gobierno mendocino para modificar la Ley 7722 que restringe la minería en la provincia: uno de los puntos clave del intento del oficialismo de cambiar la normativa es que, si se aprueban los cambios, la única sustancia prohibida para el desarrollo de la minería será el mercurio.

Greenpeace expresa su rechazo y preocupación al intento del gobierno de la Provincia de Mendoza de modificar la histórica Ley provincial 7722 que protege el agua de las y los mendocinos“, advirtió la organización a través de un comunicado al acompañar las protestas de los vecinos. 

“Esta ley vigente significó una normativa de avanzada al proteger el agua con la prohibición del uso de sustancias tóxicas en la actividad minera y establecer mecanismos novedosos para la aprobación legislativa de los proyectos. Cualquier modificación negativa significará una violación inconstitucional al principio de no regresión ambiental y al de progresividad, expresamente establecido en la Ley General de Ambiente (Ley Nacional Nº 25.675)“, explicaron.

Y advirtieron: “El agua en el mundo escasea cada vez más, en gran parte como consecuencia del cambio climático. La Provincia de Mendoza está sufriendo además una sequía histórica, una situación crítica que se vería notablemente agravada de aprobarse proyectos que demandan millones de litros diarios de agua para su proceso. Por todo ello, Greenpeace solicita se detengan los intentos de modificación de la Ley 7722“.

Enrique Viale, abogado ambientalista, remató por su parte: “La ‘modificación’ que impulsan a la ley provincial 7722 es de hecho una derogación al quitar la prohibición del uso de sustancias tóxicas y el paso de la DIA por la Legislatura. Lo demás que propongan son adornos”.

Comentarios

comentarios

Compartir