El último adiós a Qassem Suleimani sigue movilizando a cientos y cientos de miles de personas en Irán y elevando las tensiones con los Estados Unidos e Israel.

En la llegada del cuerpo a Kermán, la ciudad natal del ex jefe de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria, la procesión fúnebre devino en tragedia: una estampida provocó la muerte de al menos 50 personas y más de 200 heridos.

La televisión estatal iraní, que reportó los sucesos pero no dio grandes precisiones sobre el número exacto de víctimas, confirmó que, pese a que estaba previsto que el militar sea enterrado esta tarde, se pospusieron los preparativos ante la magnitud del incidente.

🇮🇷 ¡Dolor y bronca en Irán!

Comentarios

comentarios

Compartir