El primer mes de Alberto Fernández como presidente de la Argentina llegó con “elogios” del Fondo Monetario Internacional (FMI), críticas de la oposición y desafíos de todo tipo.

En diálogo con periodistas acreditados en Casa Rosada, el mandatario realizó un pequeño balance de los primeros treinta días al frente del país: “Hemos podido tranquilizar la economía y poner en marcha algunos proyectos que van a garantizar la inversión”.

“Impulsamos medidas para poner en orden las cuentas públicas. A los que hacen el aporte, les pido que no se enojen y entiendan el lugar en el que estamos. Nos hubiera gustado no exigirle a nadie tanto”, explicó.

Y agregó: “Ese discurso de que la clase media se enoja, yo no entiendo mucho por qué. La clase media cuando vea cómo se reactiva la economía porque los sectores más bajos empiezan a consumir, va a ser la gran beneficiada; por lo tanto ese argumento mucho no lo entiendo”.

Por último, sobre la baja de los fondos de coparticipación para la Ciudad de Buenos Aires, señaló: “Está todo bien con la ciudad, estamos conversando. No sé por qué la noticia se difundió de ese modo. Estamos hablando. Todos saben que tenemos que ajustar y ordenar cuentas, ya lo hablé con el jefe de gobierno porteño. Él lo entiende y vamos a trabajar juntos, no hay porque sobresaltarse“.

“Es el único que se llevó coparticipación secundaria, una parte que le corresponde a la Nación. Ninguna otra provincia se llevó eso. No tiene que ver con una cuestión política, eso es absolutamente falso. Nosotros tratamos de poner en orden las cuentas del Estado Nacional, que han quedado bastante desordenadas“, concluyó.

📸 Tras participar de un encuentro en el CCK, el presidente Alberto Fernández decidió regresar a la Casa Rosada a pie

Comentarios

comentarios

Compartir