Hace algunos días atrás, delincuentes interceptaron a Ángel Albarracín, de 18 años, mientras caminaba a la casa de su novia: en la intersección de las calles Pepirí y Amancio Alcorta, le robaron y le pegaron dos tiros en la cabeza.

Este último lunes por la tarde, decenas de vecinos del barrio porteño de Pompeya protestaron contra los reiterados hechos de inseguridad y pidieron “justicia” para el joven.

Con la consigna “mayor seguridad pero sin violencia institucional” en alto, la marcha comenzó en el lugar del crimen y siguió algunas cuadras hasta llegar a la Avenida Sáenz, frente al Puente “Ezequiel Demonty” (ex Puente Alsina).

📢 “El sur de la ciudad sufre de la falta de presencia del Estado”

Comentarios

comentarios

Compartir