El coronavirus no sólo afectó nuestras prácticas cotidianas e íntimas sino que también nuestras tradiciones más arraigadas: ante el avance de la pandemia, los organismos de derechos humanos debieron suspender la histórica marcha del 24 de marzo.

Sin embargo, en medio de la cuarentena obligatoria, las redes sociales se convirtieron en el lugar privilegiado para transmitir y reforzar los pedidos de justicia y de memoria.

El aislamiento preventivo y obligatorio nos impide marchar hoy para cuidarnos. Pero no nos impide recordar“, subrayó Alberto Fernández a través de sus cuentas personales.

Este 24 de marzo, desde nuestras casas, igual levantamos los pañuelos por la memoria, la verdad y la justicia“, prosiguió el mandatario. Y remató: “Nunca Más“.

Comentarios

comentarios

Compartir