Luego del conflicto del último fin de semana con Techint y ante la posibilidad de una catarata de despidos en el sector privado, el gobierno nacional decidió prohibir los despidos y las suspensiones por 60 días.

La decisión fue oficializada a través de un decreto de necesidad y urgencia (DNU) que lleva la firma del presidente Alberto Fernández.

En el mismo se subraya que se prohíben “los despidos sin justa causa y por las causales de falta o disminución de trabajo y fuerza mayor por el plazo de 60 días”. La misma suerte corren las suspensiones.

En esta línea, se aclara que “con respecto a despidos y suspensiones que se hayan efectuado en violación de lo dispuesto en el presente decreto, no producirán efecto alguno, manteniéndose vigentes las relaciones laborales existentes y sus condiciones actuales”.

Las autoridades nacionales se amparan en que el coronavirus y el aislamiento social, preventivo y obligatorio en tanto “crisis excepcional”, “impactan directamente sobre la actividad económica del país y en el sistema de producción de bienes y servicios”.

📑 “En esta instancia corresponde tutelar en forma directa a los trabajadores y a las trabajadoras como correlato necesario a las medidas de apoyo y sostén para el funcionamiento de las empresas, en este contexto de emergencia”

Comentarios

comentarios