Por Gimena Rivero

Desde la Secretaría de Ambiente porteña notificaron que las partículas contaminantes que invaden las calles de la ciudad de Buenos Aires disminuyeron en un 50% debido a la disminución de automóviles en autopistas, cese de actividades de la gran parte de los sectores fabriles y con la ausencia de  personas en la calle.

Estos datos fueron obtenidos tras un relevamiento de los parámetros de contaminación atmosféricas que van entre el 20 de marzo, comienzo de la cuarentena, hasta el 25 de marzo, fecha de semana santa.

Una vez que el virus Covid-19 fue declarada como pandemia por la OMS, uno de las medidas preventivas sugeridas es el aislamiento social; por tal motivo, muchos de los países afectados al igual que el nuestro, decidieron optar por el aislamiento obligatorio, una cuarentena con el fin  de evitar el colapso del sistema de salud.

Con menos medios de transporte abarrotados en horarios picos en las grandes ciudades, el ruido y la contaminación generada por los gases tóxicos en el ambiente hubo condiciones muy favorables y significativa para el planeta que descansa de la contaminación generada por el hombre.

La NASA confirmó que en China, país donde se originó el virus, la emisión de dióxido de nitrógeno, uno de los principales compuestos químicos causantes de la contaminación ambiental, cayó estrepitosamente.

Los datos adquiridos provenientes de los satélites de la agencia Europea Copernicus reflejaron los tremendos cambios que han beneficiado a nuestro planeta en estas últimas semanas.

Reportes de distintos lugares del mundo reflejan cambios que pocas veces fueron vistos por la humanidad, en especial en los países más afectados como China, Italia y España.

China es uno de los países con más fábricas en el mundo y el cese de actividades inminente para evitar la propagación del Covid-19 entre enero y febrero mostraron niveles de disminución de contaminación significativas. 

Comentarios

comentarios

Compartir