🖋 Por: Adriana Vanoli

Con circos cerrados y salas vacías los encuentros artísticos detuvieron sus celebraciones con la pandemia y quienes vivían de eso, los trabajadores y trabajadoras de artes escénicas, no llegan siquiera a poder comer todos los días.  El “reinventarse” tan nombrado por estos días, es para los artistas vivir de la solidaridad, mientras se pueda. 

Desde artistas del circo, titiriteros, hasta glorias del cine y teatro nacional en su vejez son asistidos por propios compañeros con iniciativas nacidas desde la urgencia para sobrevivir en este tiempo de pandemia. 

Pareciera que en el universo artístico, hay pocos desamparos tan grandes como el que sufre el ruidoso y luminoso circo en estos tiempos de pandemia. Callejero nómade, sin raíces ni subsidios. Daniel Molina es cirquero de cuarta generación. Tiene a su cargo el circo Dihany, con 35 personas que conforman 10 familias. Recorrían hasta marzo de este año, todas las provincias argentinas. La cuarentena los sorprendió en Cipoletti, provincia de Río Negro. Con carpa vacía y sin cortes de entradas, los payasos y las payasas, malabaristas, magos y bailarinas, comieron gracias a las donaciones de la gente del barrio que se quedó sin circo y con 35 nuevos vecinos viviendo en carromatos. 

“Fueron todos muy generosos”, dice Daniel, “ahora vendemos pollo a la parrilla en el mismo predio donde estamos, otros hacemos deliverys con budines y tortillas,  por ahora comemos todos los días, pero no sé hasta cuando”.  Daniel es monotributista de la categoría más alta, y al no tener ingresos ni acceder a beneficios quedó en medio de esa poblada colina a la que El Estado no llegó hasta ahora. 

De las 35 personas que integran este circo, solo tres accedieron al Ingreso familiar de Emergencia (IFE). Hay dos familias con niños en edad escolar, que pueden llegar a estar un mes en cada escuela, según el recorrido del circo. Si en épocas normales, cada inscripción implica pases y solicitud de beca, en emergencias sanitarias como las actuales, no hay una base donde buscar el bolsón de alimentos que otorgan las escuelas.

Artistas Solidarios” es una iniciativa del actor y docente Mosquito Sancineto. Las acciones radican en colaborar con los artistas que no reciben ningún ingreso, con bolsones de alimentos. Comenzó en la Ciudad de Buenos Aires y luego se extendió a Mar del Plata, La Plata, sur y norte del conurbano, y llegó a Rosario, en la Provincia de Santa Fe. Ayudan a 500 familias por semana. Cuentan para diferentes conflictos, con una médica y tres psicólogas para consultas gratuitas. Algunas caras muy mediáticas como AnibalPachano, Carla Peterson o Mirta Wons colaboran con videos desde el Instagram @artsolidarios .  

En declaraciones, Sancineto, referente de la improvisación en Argentina, dijo estar cansado de la postergación: “Los artistas somos necesarios para activar la cultura e identidades de cada pueblo y los últimos en ser correspondidos en un ida y vuelta”

Uno de los lugares adonde llega la ayuda de artistas solidarios es “La Casa del Teatro“, un refugio y “hostería en que hospedan su vejez y su cansancio los peregrinos del arte, como dice un link, desde su pagina facebook, que anima a colaborar con los casi 40 huéspedes que tiene esta Institución creada en 1938 por la tenor Regina Pacini de Alvear. Hoy, mantiene cerrado su teatro Regina y tampoco recauda con la venta de trajes y vestidos de celebridades del cine y teatro nacional, en su boutique de la planta baja. 

Otra manera de ayuda en pandemia es con la colaboración de actores y actrices como el Puma Goity,  Natalia Oreiro o Eduardo Blanco,  que realizan masterclass online de actuación a la gorra y donan a la Casa lo recaudado. 

🎭 Tarjeta alimentARTE

En el país hay 1100 titiriteros, y el 30% no tiene garantizado el alimento diario”, dice Sergio Rower,  fundador e integrante del prestigioso grupo Libertablas y presidente de Unión Internacional de la Marioneta (Unima) en la Argentina. 

Rower ideó un proyecto sobre una tarjeta de apoyo alimentario para los trabajadores de artes escénicas, hace 70 días cuando conoció la cantidad de artistas que no llegaban a poder poner un plato en su mesa.

Con respecto a los avances en las respuestas, dice a Perfil: “Hace unos días recibí múltiples llamados desde Cultura Nación, Instituto Del Teatro, de la Senadora Norma Durango y una decena más de miembros de diversos estamentos estatales. Justamente el ciernes hubo una reunión muy esperanzadora, el tema es la articulación y su justa cobertura nacional y abarcadora de trabajadores del arte así que te diría que creo que avanzamos bastante, poco me importa que cambien el nombre, el asunto es que llegue la ayuda a los trabajadores necesitados de comida”.

En la página de la Asociación Argentina de Actores se lee: “Debido a la gran cantidad de solicitudes del bolsón de alimentos informamos que del listado que estamos elaborando daremos prioridad a compañeras y compañeros afiliados y/ o que hayan interrumpido sus trabajos registrados en nuestro sindicato, debido al Aislamiento Social Obligatorio”. 

La de los trabajadores de arte es otra de las realidades vulneradas que la pandemia desnuda. Parafraseando la emblemática canción de Enrique Pinti: “Pasan los años, pasan los gobiernos, pasa la pandemia, ¿quedan los artistas?” 

Comentarios

comentarios

Compartir