Aunque desde la Cancillería Argentina aseguran “no hay acuerdo”, las luces de alarma se prendieron ante la noticia de que el gobierno nacional está a punto de firmar pacto con China para producir nueve millones de toneladas de carne porcina de alta calidad en los próximos años.

Pese a que algunos creen que desde el punto de vista económico es beneficioso, desde una perspectiva sanitaria y ecológica sería un verdadero desastre: por la crisis de la “Peste Porcina Africana” (PPA), Argentina pasaría de producir entre 6 y 7 millones de cerdos por año a 100 millones.

No queremos transformarnos en una factoría de cerdos para China, ni en una fábrica de nuevas pandemias”, es el título del comunicado firmado por artistas, activistas, periodistas y red de abogados ambientalistas que circuló en las últimas horas por las redes sociales. Allí, los expertos explican que la peste que traería el “negocio” a nuestro país “ya generó la matanza de 180 a 250 millones de cerdos chinos para evitar la propagación del virus y estiman que erradicar la enfermedad les podría demandar más de 10 años. La matanza fue de modo sumamente crueles como quemarlos o enterrarlos vivos, y eso disminuyó la producción entre un 20% y un 50%”.

💬 Soledad Barruti, periodista: ”Aún estamos a tiempo de dejar de entregarnos a un agronegocio suicida”.

View this post on Instagram

Nuestro país está por firmar un acuerdo siniestro según el cual podemos pasar de producir unos 6/7 millones de cerdos a 100 millones. 💣 💣💣💣💣💣 Eso garantizaría que en China se pueda seguir súper consumiendo esa carne. Algo que hoy no está garantizado porque ese país está sufriendo una peste que los llevó a sacrificado (quemando y enterrando vivos) unos 250 millones de animales. 🔥 🔥🔥🔥🔥🔥 El acuerdo es similar al que en 1996 habilitó la producción de soja transgénica en Argentina. Una producción que hoy ocupa el 60 por ciento de nuestra tierra cultivable, aumentó en 25 años un 1400 por ciento el uso de venenos, y nos convirtió en uno de los 10 países con más deforestaciones del mundo. ¿Y todo para que? Para alimentar animales como los cerdos chinos. 💀 Si este acuerdo se lleva adelante vamos a tener más soja y más animales. Estresados, mutilados, hacinados y mega medicados. Cultivando, de yapa, nuevas pandemias. 🐖🐖🐖🐖🐖🐖🐖 El agronegocio es destrucción y muerte. Nos pone en peligro con prácticas productivas brutales y usando los bienes comunes como si fueran suyos. Y lo puede hacer porque se alimenta de nuestro desconocimiento y apatía. Estamos a tiempo de hacer lo que no pudimos en los 90: poner un límite, decir que no, acercar soluciones que existen y que se pueden resumir en soberanía alimentaria y agroecología. En estos días voy a estar compartiendo mucho material. Hagamos correr la voz ✊🏽✊🏽✊🏽✊🏽

A post shared by Soledad Barruti (@solesbarruti) on

No podemos aceptar que, en nombre de la reactivación económica o en el altar de las exportaciones, la Argentina se convierta en una factoría de cerdos para China (o para quien sea). Los criaderos industriales de animales ilustran un modelo agroindustrial cruel e insustentable que no sólo genera focos de contaminación en el plano local y regional sino también se convierten en incubadoras de nuevos virus altamente contagiosos y, por ende, en fábricas de nuevas pandemias“, advierten los firmantes en el documento.

En esta misma línea, comparan el desastre que se podría producir con el “Programa Pura Soja” de 1996, “donde a raíz de un acuerdo de Felipe Solá, nos convertimos en los grandes alimentadores de cerdos de China a raíz del monocultivo de soja”.

Este convenio con China nos coloca aún más lejos de la deseada soberanía alimentaria. Nuestras tierras ahora no solo estarán ocupadas por los granos transgénicos que se exportan para alimentar animales, sino también por los galpones que encierran a esos animales, que luego terminan exportándose, mientras la producción alimentaria local, de economías regionales y producción de alimentos sanos, sigue marginalizándose“, remataron.

Comentarios

comentarios